Instrucciones para autores

Instrucciones

Diferencia entre un libro y un ebook

Las presentes instrucciones para autores son diferentes a las instrucciones para autores que se dan para revistas o libros impresos.

Diferencias y similitudes entre un libro en papel un e-book

Las principales diferencias entre un libro impreso y un libro digital se pueden ver en la pestaña de "diferencias entres un libro y un ebook".

Texto

Tipo de texto y tamaño

El libro se puede remitir con cualquier tipo de texto  y prácticamente con cualquier procesador de textos.  La única restricción es que el texto de pueda abrir con cualquier versión de Microsoft Word. No hay restricciones en el tamaño del texto ni en la longitud del mismo (en formato e-book no existe el concepto “número de páginas”).

Apartados

Cuando se escribe un capítulo de un libro, se tiene tendencia a incluir apartados y subapartados. Aunque aparentemente esto esté bien y se piensa que contribuye a la claridad y compresión de los contenidos, nada más lejos de la realidad. Un texto con demasiados apartados y subapartados se convierte en farragoso y difícil de leer e interpretar.

Lo ideal sería que hubiera un máximo de tres niveles de apartados: un primer nivel es el título del capítulo, un segundo nivel son los apartados principales y un tercer nivel son los subapartados. En caso de necesitar subapartados dentro de los subapartados, se debe replantear la redacción del texto para incluir un máximo de tres subapartados. En caso de que resulte muy difícil o prácticamente imposible redactar el capítulo del libro con un máximo de tres subapartados, se debe ver la posibilidad de realizad dos capítulos de libro en lugar de uno.

Corrección ortográfica

Se recomienda que se utilice el corrector ortográfico incluido en la mayoría de procesadores de textos antes de remitir la versión final del mismo.

Tablas

Las tablas son una gran ayuda a la compresión de los textos, junto con las imágenes. Aunque en un libro impreso se tratan igual que el resto del texto, en formato e-book son muy difíciles de manejar y no se recomiendan. En caso de incluirse, se suelen convertir en un formato basado en pixeles, con lo que puede haber pérdida de calidad. Otra alternativa a la visualización de tablas es que aparezcan fuera del texto, como en el caso de las presentes instrucciones para autores en los que se puede ver en la pestaña de "diferencias entres un libro y un ebook".

No se recomienda incluir tablas excepto que sea imprescindible.

Imágenes y gráficos

Espacio de color CMYK y RGB

Las imágenes pueden tener el espacio de color RGB o CMYK.  El espacio de color es un parámetro que se utiliza según el destino final de una imagen: el formato RGB se utiliza para su visualización en ordenadores y el formato CMYK se utiliza para realizar impresiones en papel en una imprenta.

Tanto el formato RGB como el CMYK se pueden mostrar en las pantallas de los ordenadores. El formato RGB permite utilizar colores más ricos y más vivos que el formato CMYK.

Se admite cualquier tipo de espacio de color: no hay que preocuparse por el espacio de color con el que se remiten las imágenes. Tanto MS Word, MS PowerPoint o MSExcel gestionan de forma automática y sin intervención del usuario el espacio de color.

Resolución de la imagen

La resolución de la imagen es la cantidad de puntos diferentes de los que dispone una imagen formada por puntos (o pixeles en el caso de formatos electrónicos) en una determinada longitud. Se miden en puntos por pulgada o en pixeles por pulgada (una pulgada equivale a 2,54 centímetros).

En el caso de que una imagen se vaya a imprimir, para asegurar la calidad necesaria de la impresión, son necesarios al menos 300 puntos por pulgada. Esto significa que si una imagen tiene 600 puntos de ancho (o 600 pixeles), tendrá un ancho,  una vez impresa, de unos 5 centímetros sobre el papel.

En el caso del formato electrónico, la resolución no es importante, pues se adapta a los pixeles que es capaz de mostrar una pantalla. Las resolucines de las pantallas de los ordenadores van desde los 72 puntos por pulgadas hasta los 227 puntos por pulgada en las denominadas pantallas retina de los Macintosh o los 387 puntos por pulgada de algunos teléfonos móviles.

Como norma general, si la imagen se ve bien en la pantalla del ordenador, se verá bien online. Conviene recordar que una imagen de mala calidad no mejora con su publicación online.

Gráficos

Los gráficos pueden estar basados en pixeles, como  las imágenes, o pueden ser vectoriales.

Un gráfico vectorial es uno en el que lo que se muestra en la pantalla no es un conjunto de pixeles, sino una función matemática que realiza una representación gráfica de la misma en la pantalla. De esta manera, la resolución es infinita porque no está basada en pixeles.

MS Excel genera gráficos vectoriales dentro del propio programa, que son los ideales para su inclusión en páginas web (y también en páginas impresas). Adobe Illustrator también genera gráficos vectoriales. En cambio, Adobe Photoshop genera imágenes basadas en pixeles.

Cómo remitir las imágenes y los gráficos

En caso de utilizar Microsoft Word o PowerPoint, las imágenes se pueden incluir en el propio texto. Si se ve bien en la pantalla del ordenador, se verá bien en formato e-book.

Las imágenes se pueden remitir en cualquier formato admisible, que se pueda leer en un navegador de internet.

Los formatos habituales son: EPS, TIFF, JPEG, PNG y GIF. Otro formato que se admite es el BMP, los formatos WMF, y los formatos propietarios de los principales programas comerciales de tratamiento de imágenes o de ilustraciones: Adobe Photohop (formato PSD) y Adobe Illustrator (formato AI).

Formato ideal para remitir las imágenes y las figuras y gráficos

Imágenes: formato de Adobe Photoshop (PSD).

Gráficos: formato de Adobe Illustrador (AI).

Formatos habituales admitidos para imágenes y gráficos

Microsoft Word, con las imágenes o gráficos incrustados en el mismo.

Microsoft PowerPoint, con las imágenes o gráficos incrustados en el mismo.

Microsoft Excel, con los gráficos incrustados en el mismo.

Cómo remitir la publicación

La única manera de remitir la publicación es el correo electrónico. En ningún caso de admitirá documentación en papel. Se debe incluir en el mismo correo el texto y las imágenes y gráficos en caso de haberlos.

Se debe especificar en el apartado “asunto” del correo electrónico el título del capitulo de libro que se remite.

Se debe incluir el nombre de los autores y lo datos que se desea que aparezcan en el capítulo del libro.

Ejemplo:

Josep Balaguer Doménech

Médico Especialista en Anestesiología y Reanimación.

Hospital Universitario y Politécnico La Fe. Valencia.

Libro impreso

e-book

El tamaño físico del libro es importante.

No hay tamaño físico, sino que el tamaño se debe adaptar a los distintos dispositivos: ordenadores, tabletas y teléfonos móviles.

El número de páginas está limitado por el tamaño del libro y por los costes de la edición.

El número de páginas no es importante. El tamaño del libro no está limitado y no influye en los costes de edición.

Una vez terminado el libro e impreso, no se puede modificar. Se pueden hacer reimpresiones sin cambio de ISBN.

Se pueden realizar actualizaciones del libro. Si estas actualizaciones no suponen un cambio de título, no es necesaria la obtención de un nuevo ISBN.

La difusión está limitada a la obtención del formato físico, que se tiene que obtener de una tienda física o comprarse a través de la red, pero se debe esperar a que se remita el ejemplar.

La difusión está limitada por los derechos de acceso a la página web donde se encuentra el e-book. Que esté en internet no significa que sea gratuito. El acceso a la obra es inmediato.

Debe llevar ISBN.

Debe llevar ISBN.

Hay costes de impresión.

Hay costes de mantenimiento de los servidores.

Las imágenes deben estar preparadas para su impresión: al menos 300 puntos por pulgada, formato CMYK, y un tamaño razonable par que se vean binen una vez impresas. No se permite que las imágenes estén incluidas en el texto, se deben presentar en archivos separados.

Las imágenes deben estar preparadas para su publicación online: deben ocupar poco espacio. Afortunadamente, reducirlas de tamaño es sencillo, mientras que al aumentarlas de tamaño para su impresión se pierde mucha calidad.

Si las imágenes se ven bien en el ordenador, se verán bien  una vez publicadas online.

Una imagen de mala calidad no se puede mejorar.

Una imagen de mala calidad no se puede mejorar.

Las tablas se maquetan igual que el resto del texto.

Las tablas son  muy difíciles de maquetar en formatos online y se deben evitar. En caso de ser imprescindibles, se suelen convertir a formatos basados en pixeles.

El aspecto físico del libro, el tamaño del texto, el tamaño de las imágenes e incluso los márgenes de las páginas están determinados y no se pueden modificar.

El usuario puede cambiar el tamaño del texto, el tamaño de las imágenes. Un e-book no se muestra igual en los diferentes dispositivos, incluso se ve diferente en distintos navegadores o en distintas versiones de los mismos.